Recuerdos, no abrazan pero me hacen suspirar y revivir.

La capacidad que tiene el ser humano de adoptar y adaptar es maravillosa. A veces en poco/mucho tiempo pero al final el resultado es el mismo.

Y justamente eso es lo que me ha permitido disfrutar cada momento que la vida me regala. Así es, he aprendido a disfrutar de esos momentos, momentos que pasan y no regresan. Si sabemos que no regresarán, cómo no disfrutarlos al máximo. Tal como alguien me dijo, no recuerdo quién ni cuándo, pero me dijo algo así como... Lo vivido no me lo quita nadie. Así es, soñamos, vivimos, disfrutamos y cuando ha pasado, aquél recuerdito permanece en nosotros. En realidad, nosotros mismos decidimos si permanecen o se van. Sin embargo, muchos concordarán que lo bello y hermoso decidimos que se queden con nosotros. 

No está mal mirar atrás y sonreír por las cosas lindas que hemos vivido. Mirar atrás y entender los por qués. Mirar atrás y querer repetir todo lo que salió bien. Mirar atrás y querer corregir lo que no salió bien, Mirar atrás y suspirar. Mirar fotografías, obsequios, palabras escritas, oler fragancias, mirar lugares, mirar al horizonte y perderse en esos momentos que fueron magníficos, escuchar canciones y perderse en el ritmo.

Un buen libro, una buena canción, un buen paseo, una buena película y una buena comida... 
para qué más pedir? Claro, todo, pero todo al lado de una buena compañía y soy feliz.

Fifi

La noche del 8 de junio fue una noche triste y larga. Tras llegar a casa recibí la noticia de que mi Fifí había sido atropellada accidentalmente. Murió. No paraba de llorar. Y ya en mi habitación lista para dormir, me encontré mirando sus fotografías y vídeos. Recordarla y saber que no volvería a verla más, hizo que la tristeza se apodere más de mi. Amanecí al día siguiente con los ojos hinchados. Es difícil aceptarlo ya que era mi pequeña hermosa que tenía que permanecer conmigo por mucho tiempo más.

Siempre la llevaré en la mente y corazón.



HASTA SIEMPRE MI AMADA FIFI.

Como un gatito bebé

Hoy no empecé bien el día pero no podría catalogarlo como terrible pues sólo fue un percance pero me dejaron sus secuelas :( Una emoción fuerte desprevenida. Ahora me duele mucho el pecho y la espalda y aun me siento como tensa, no sé, mi cuerpo está como duro y comprimido. Esta mañana de ida al trabajo, casi choco a otro auto pues este se me vino hacia adelante ya que yo iba en línea recta (sobre una avenida principal) y esta otra persona giró (una rotonda o glorieta) hacia la izquierda  donde yo estaba. Frené seco, bocineé, me asusté, me quedé unos segundos ahí paralizada y la otra persona supongo que igual. Era un rav4 guinda. En verdad, solo fue cuestión de milisegundos que eso se haya convertido en un choque.

:'(

Espero que este día cambie a medida que vaya pasando las horas. Quisiera tener a alguien a mi lado y que me abrace fuertemente...

A veces es inevitable sentirme tan chiquitita que necesito de alguien más que me cobije como un pastorcito a su ovejita bebé. No soy siempre la mujer que muestro ser, imponente, fuerte, independiente y audaz. A veces soy indefensa. Pero lástima que a veces no es bueno mostrarse así ya que las otras personas se aprovechan de esto. 

:(